ProtégeT

Lo que debes saber del Cupping Facial

Cupping

Desde hace dos años, Michael Phelps, convirtió al cupping o ventosas en una sensación gracias a las marcas en la espalda que mostró en los Juegos Olímpicos de Río. Sin embargo, ahora se considera además de un método terapéutico, un tratamiento de belleza.

  • A diferencia de las ventosas, el cupping facial —si es bien aplicado— no deja marcas en el rostro;
  • Las copas que se utilizan son pequeñas y están especialmente diseñadas para tratar el rostro, el cuello y el pecho;
  • Gracias a la ligera succión, el tejido recibe oxígeno fresco y nutrientes;
  • Elimina la tensión de los músculos faciales;
  • Disminuye considerablemente la apariencia de inflamación/hinchazón;
  • Tras el cupping, cualquier producto de belleza se absorbe mucho mejor y es más efectivo;
  • Reduce cicatrices ocasionadas por acné, arrugar e incluso líneas de expresión;
  • La sesión dura aproximadamente 30 minutos.

Fuente: yoamoloszapatos.com